El Getafe Club de Rugby vence a T. Boadilla (27-17) con otra remontada

Paso importante del GCR en la lucha por el ascenso, después de vencer a Tasman Boadilla (27-17) en un gran partido.

GETAFE/ 15 FEBRERO 2018/. Una vez más, el GCR venció en casa. Aunque, en realidad, no fue una vez cualquiera. Venía al Bercial el segundo clasificado (con los mismos puntos que el Getafe), un equipo en muy buena forma y con un gran potencial ofensivo. No en vano, consiguieron victorias de mucho mérito en la primera fase; entre ellas, las conseguidas ante Aeronáuticos y el XV del Lirio, los dos únicos equipos capaces de vencer a las lechuzas en lo que va de temporada. Como era de esperar, su actuación en líneas generales no defraudó. Lo que ocurre es que el GCR tampoco lo hizo, sino todo lo contrario. Casi del mismo modo que la afición que acudió a las gradas del Polideportivo El Bercial el domingo, dando lugar al que seguramente fue el aforo más numérico y ruidoso de la temporada. Un factor clave en la trayectoria imparable del equipo como local.

La primera parte tuvo momentos para ambos equipos. Hubo mucho juego en ambas zonas de 22. Un poco más quizás por parte del Tasman Boadilla, quienes fueron más concretos y supieron aprovechar sus incursiones con más precisión que los locales. A pesar de la buena defensa del Getafe, el movimiento de balón y los apoyos del rival acabaron por hacer mella en los chicos de Benjamín Cano y Esteban García. De ese modo, los primeros 40′ acabaron con una ventaja visitante de 3 ensayos por 1 del GCR, conseguido tras un robo brillante por un hombre que daría mucho que hablar en los últimos minutos del partido, el zaguero y vicecapitán, Rafa García.

Llegábamos al descanso y con ello a una situación ya conocida para el Getafe; no quedaba otra que remontar si las lechuzas no querían perder su posición privilegiada de cara al ascenso. De hecho, en caso de perder, habría cabido la posibilidad de que tres equipos adelantasen al GCR. El equipo lo sabía y no había otra que remontar, como ya sucediera en más de un partido en casa del presente curso. Tras varios cambios para refrescar al equipo y poner un poco más de músculo sobre el campo (factor clave en la superioridad local durante los siguientes minutos), el Getafe fue asumiendo poco a poco el control del juego mediante posesiones y fases continuadas, y forzando muchos errores por parte de su rival. Aún así, las recuperaciones de balón por parte de Tasman prolongaron la resistencia visitante. Sin embargo, en los minutos donde el físico empieza a no ser el mismo que al principio, los locales se hicieron fuertes y le ganaron la partida una y otra vez a su rival, venciendo todas las melés, construyendo buenos maules y ejecutando grandes percusiones en la línea de tres cuartos. Con los ensayos en los minutos 55 y 67, uno de ellos culminado por el capitán Tony Puerta tras una de las jugadas colectivas del año, llegaba el empate en el marcador y la tensión en el ambiente. Ese resultado no era desastroso, pero sí negativo, dadas las circunstancias clasificatorias. El 15 getafense, el especialista en el juego de patada del equipo, lo sabía. Con tres minutos por disputarse, decidió jugársela y no esperar a saber si el dominio local sería suficiente para lograr un nuevo ensayo. Tiró un drop a pase de su hermano. Tras un instante de silencio que en vivo pareció más largo que un invierno en Siberia, la pelota pasó los palos y el GCR se puso por delante de un digno rival. Aunque el trabajo estaba encarrilado, todavía hubo tiempo para un cuarto y último ensayo, que concedió el bonus ofensivo a los locales y que a la postre significó colocarse líderes en solitario.

El equipo felicitó a los jugadores del Tasman por su buen partido, dieron las gracias a una afición entregada y celebraron que este año nadie puede con ellos en casa. El próximo partido será en El Bercial, frente a Knave Aeronáuticos, nuevo segundo clasificado, durante el fin de semana del 24 y 25 de febrero.

 

Fotografía: Isidro Fernández.

leave a comment

Create Account



Log In Your Account